Académicos FCB participaron de encuentros con miembros de la Convención Constitucional

El recorrido territorial ejecutado por los miembros de la Convención Constitucional—divididos en siete Comisiones Temáticas— contó la asistencia de sus integrantes a distintos foros y encuentros, dentro de los cuales también participaron los docentes de la Facultad de Ciencias Biológicas, Fernando Sepúlveda Briceño y Juan Pablo Henríquez Hohmann.

Fernando Briceño, académico del departamento de Bioquímica y Biología Molecular, expuso en una de las tantas sesiones de las que participó la comisión Sistemas de Conocimientos, Culturas, Ciencia, Tecnología, Artes y Patrimonio, sobre “la utilidad que le damos al conocimiento que generamos en el país, que tiene un fuerte componente social, sin embargo, hoy en día no existen mecanismos que conecten a la sociedad y sus necesidades en términos de investigación”, relata el docente.

Asimismo, añade que, “la investigación en Chile se da en formato en que la academia decide qué investigar, el estado pone ayuda a disposición, pero es limitada. Les propuse algo que no es muy popular en el ambiente académico, y es que existan mecanismos de participación donde la ciudadanía nos pueda decir qué investigar”.

Por su parte, el académico del departamento de Biología Celular, Juan Pablo Henríquez, estuvo presente como coordinador de la comisión Ciencia y Constitución UdeC, en el conversatorio «Ciencia y nueva Constitución» desarrollado en la Casa del Arte de la universidad, donde también participaron la Vicerrectora de Investigación y Desarrollo, Dra. Andrea Rodríguez Tastets; las doctoras Alejandra Brito Peña (Ciencias Sociales) y Sofía Valenzuela Águila (Ciencias Forestales), junto con el decano de Arquitectura, Urbanismo y Geografía,  Dr. Leonel Pérez Bustamante y el jefe de la Unidad de Patrimonio de la Vrim, Dr. Javier Ramírez Hinrichsen.

Sobre el encuentro, el investigador señaló que, “es dar una mirada, un diagnóstico sistémico de la ciencia y el patrimonio, del modelo que existe hoy y que consideramos importante modificar con una mirada territorial, es decir desde los lugares donde la universidad tiene presencia, las regiones de Biobío y Ñuble”.