Brain Awareness Week culmina con gran participación virtual

Con una gran asistencia virtual culminó la Semana del Cerebro, BAW por sus siglas en inglés, instancia que se realiza desde el 2011 en la ciudad de Concepción gracias a una alianza entre la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Concepción y la Fundación Europea Dana.

Más de 40 participantes se conectaron desde sus hogares para conocer más sobre la iniciativa liderada por el Dr. Patricio Castro, del departamento de Fisiología, quien agradeció por los esfuerzos de todos los involucrados en la Brain Awareness Week desde sus inicios en 2011 hasta la actualidad.

“Hay una relación estrecha entre la investigación y la educación, que se relaciona directamente con el proceso de colaboración, comunicación, creatividad y pensamiento crítico de este siglo, que estamos realizando a través de BAW, con diferentes actividades en las que todos pueden participar”, manifestó el investigador.

La Dra. Carola Muñoz aportó con la charla “Priones y otras proteínas neurotóxicas”, donde profundizó sobre estas proteínas infecciosas que causan daños al sistema nervioso, por lo que conocer su estructura es lo que preocupa a los investigadores, principalmente en la zona.

La investigadora contó que a nivel mundial se da 1 caso por millón de personas al año, en el caso de la enfermedad priónica Creutzfeldt-Jacob. A nivel nacional, 5 casos por millón de personas al año, mientras que en el Biobío y Ñuble la media aumenta a 10 casos por millón de personas al año. La investigadora comentó que “se está estudiando una posible susceptibilidad genética, y hay interés en hacer un monitoreo para descartar la posibilidad de que sea infecciosa”.

La investigadora del Laboratorio de Neuropatología Molecular también destacó que hay otros ejemplos de estas enfermedades, al igual que hay “enfermedades crónicas que guardan relación con otras proteinopatías y no todo es enfermedad. Hay proteínas con este comportamiento que podrían estar asociadas a funciones biológicas en los mamíferos, lo cual está aún estudio. El rol de las proteínas no solo sería negativo, sino también positivo, por ejemplo, en el establecimiento de la memoria”.

El encargado de cerrar el ciclo de charlas fue el biólogo e ilustrador Felipe Serrano, con la apasionante historia del padre de la neurociencia, el médico, investigador e ilustrador Santiago Ramón y Cajal. “Cajal define a las neuronas como las mariposas del alma, siempre está pensando desde el punto de vista humanista. Lo interesante es que le da otro peso a la ilustración, la característica funcional. Le entrega dinamismo a la imagen y ese nivel de detalle le permite establecer sus hipótesis y teorías”.

Los asistentes agradecieron ambas charlas y compartieron sus inquietudes en relación con la neurociencia, desde el desarrollo de las enfermedades priónicas a la difusión de la ciencia a través de ilustraciones.