Dra. Apolinaria García: “Mi paso por la jefatura de la carrera fue enriquecedor en todo sentido”

Con más de 20 años de experiencia académica en la Universidad de Concepción y tras cinco años y medio como jefa de carrera de Bioingeniería de la Facultad de Ciencias Biológicas, la Dra. Apolinaria García recuerda el momento en que la decana, la Dra. Soraya Gutiérrez, le propuso la jefatura. En ese entonces ya era profesora titular y autora de más de 30 artículos científicos indexados en ISI.

Compatibilizar sus labores de investigación con lo que significa estar a cargo de una carrera de pregrado no sería fácil, lo sabía, pero se dijo que se trataba de un cargo de servicio y aceptó el desafío, el cual incluía el rediseño curricular de la carrera.

Fue un periodo de mucha entrega y dedicación, de un trabajo conjunto con los estudiantes y también con los profesores, en la que a veces se tuvo que enfrentar a realidades que superan a la ficción. “A veces algunos estudiantes recurren a tu ayuda en temas en los que no estás preparada. En esos casos debía gestionar con otras personas para tratar de ayudarlos de la mejor forma y a la brevedad posible. Eso era un trabajo silencioso y a veces desgastante, pero por un bien mayor”, son sus palabras.

En retrospectiva, la Dra. García comenta que fue un cargo diferente en relación con los otros que ha tenido en sus largos años como docente de la universidad y confiesa que realizó varios cursos de capacitación para desarrollar de mejor forma su cargo.

De igual forma, destaca el hecho de haber conocido a “muchos jóvenes, hombres y mujeres, realmente con ganas de trabajar, con ganas de salir adelante pese a la adversidad, con sus mentes abiertas, inteligentes y empáticos. Eso es reconfortante porque ellas y ellos son nuestro futuro como país”.

A pesar de que enfrentó momentos complejos, porque el trabajo que involucra la coordinación de voluntades puede ser difícil, su balance es positivo: “Mi paso por la jefatura de la carrera fue enriquecedor en todo sentido”, afirma. Fue una labor “diferente a ser profesora de alguna asignatura o del laboratorio. Fue trabajar con los estudiantes, en conjunto. Esto implicaba aceptar sus diferencias, sus posturas y trabajar codo a codo para un objetivo común”.

En ese sentido, parte de los hitos de su gestión involucran el llevar a término el proceso de rediseño curricular y generar el perfil de egreso de las y los bioingenieros. Además de la sistematización de información para preparar el camino a la tan anhelada acreditación de la carrera.

Trasladarse al decanato la llevo a conocer y compartir con personas a las que llegó a tenerles un afecto real, lo cual hizo más agradable el paso por el cargo al forjar gratos momentos. “Aprovecho de dar mis agradecimientos a la Sra. Carolina Bustamante, por su valiosa colaboración durante todo este periodo, a diversos profesores, alumnos y por supuesto a mi familia”, añade.

La “profe Pola”, como la llaman sus estudiantes, ahora cuenta con un tiempo extra que dedica no solo a su familia, sino a la gente de su laboratorio, en donde trabaja con varios estudiantes de Bioingeniería que continúan con su aprendizaje.