Estudiante Doctorado del Laboratorio de Neurobiología del Desarrollo dentro de las 5 finalistas del Premio L´Oreal Chile-UNESCO For women in Science.

Cristina Pinto estudia el Doctorado en Ciencias Biológicas, área Biología Celular y Molecular, de nuestra Facultad y gracias a su trabajo de tesis fue una de las cinco finalistas en la octava versión  del Premio L’Oreal Chile-Unesco For Women in Science.  Este reconocimiento se enfoca en científicas jóvenes que están iniciando su carrera de investigación y que se destaquen por su dedicación, compromiso y aportes en sus áreas de estudios.

Cristina Pinto, estudiante del Doctorado en Ciencias Biológicas de nuestra Facultad
Cristina Pinto, estudiante del Doctorado en Ciencias Biológicas de nuestra Facultad

Todos estos méritos Cristina los tiene de sobra. Y no es porque lo digamos nosotros, los miembros de la Comunidad de Ciencias Biológicas, sino que – objetivamente – desde su formación inicial hasta ahora su trayectoria ha sido sobresaliente. Comenzó estudiando Pedagogía en Ciencias Naturales y Biología y luego de adjudicarse el Premio Universidad de Concepción, obtenido por ser la mejor egresada de toda su generación, solicitó “el traslado” hacia nuestra Facultad. “Evaluaron mis antecedentes, me hicieron una prueba de admisión y me aceptaron en el Magíster en Ciencias, mención en Fisiología,” explica la estudiante.

Cristina comenta que siempre ha tenido interés en la Biología y en un comienzo se formó con herramientas pedagógicas para socializar los conocimientos de esta área de las ciencias, sin embargo, con la orientación de quien fuera en ese momento su profesor de pregrado – el Dr. Juan Pablo Henríquez – fue reconociendo que aparte de enseñar quería profundizar en comprender los mecanismos de funcionamiento de los procesos biológicos e, incluso, llegar ella misma a generar conocimiento científico.

En este sentido, en su corta trayectoria, ya cuenta con dos publicaciones en la revista Frontiers in Cellular Neuroscience.[1] Una de ellas, que contiene parte de los resultados de su investigación nace desde la pregunta de investigación que Cristina pretende responder respecto de una enfermedad neurodegenerativa específica: la esclerosis lateral amiotrófica o ELA. “Lo que pasa es que en esta enfermedad una población de neuronas, las neuronas motoras, mueren y ellas son las que conectan el sistema nervioso con el músculo esquelético. Entonces, hay muchos estudios que explican los mecanismos por los que mueren estas neuronas y, siguen apareciendo más, con el avance científico y tecnológico, sin embargo, aún no se conocen del todo.”

La investigación pretende comprender los mecanismos moleculares que subyacen al inicio de la enfermedad “ELA”, pues estos podrían ser los desencadenantes de las fallas que conducen a la muerte de neuronas motoras. Esto es muy importante, pues se ha demostrado que este funcionamiento incorrecto en las células ocurre mucho antes que la persona presente los síntomas.

Esta enfermedad no tiene cura, hasta ahora, y afecta a personas adultas. Comienza con debilitamiento muscular y avanza progresivamente – desde los músculos periféricos ubicados en pies y manos – hacia la pérdida de coordinación y finalmente, parálisis. Lamentablemente, su diagnóstico es la muerte pues cuando los músculos de la zona torácica comienzan a funcionar mal, se vuelve difícil y luego imposible, respirar.

“Estamos muy contentos en el Laboratorio (Neurobiología del Desarrollo) pues hemos avanzado en  hallazgos que nos permitieron publicar y ser invitados a distintos Simposios. El último al que fue mi profesor guía, el Dr. Henríquez, estuvo de invitado de honor el Dr. Robert Brown quien es quizás el científico más reconocido – a nivel mundial – por sus aportes en el estudio de la enfermedad (ELA). Entonces estar en estos círculos nos llena de orgullo y nos motiva a seguir pues nos demuestra que lo que estamos haciendo. Lo estamos haciendo bien,” puntualizó Cristina.

El Laboratorio de Neurobiología del Desarrollo, es liderado por el Dr. Henríquez, y pretende estudiar los mecanismos de formación y de maduración de la sinapsis neuromuscular. Está compuesto por los estudiantes de Doctorado, Viviana Pérez, Jorge Ojeda y Cristina Pinto; Jessica Mella, Asistente de Investigación y los estudiantes de Bioingeniería Nicolás Moreno y Francisca Bermedo.[2]

Finalmente, los próximos desafíos de Cristina, son poder realizar su pasantía en la Universidad de Tel Aviv, en Israel, junto al Dr. Eran Perlson, Directordel Laboratorio Mary Shapiro Kantor, quien también estudia esta enfermedad neurodegenerativa. “Esperamos que todo salga como planeamos pues estamos expectantes en poder realizar una serie de experimentos y la verdad es que no me quiero alejar de esta línea de investigación.”