Con visitas a los laboratorios, académicos de la FCB buscan Inspirar a los científicos del futuro

Con la idea de que niños y jóvenes puedan vivir la experiencia de ser científicos por un día, los académicos Marcela Torrejón y Fernando Sepúlveda abrieron las puertas de sus respectivos laboratorios para alumnas de sexto básico y cuarto medio.

“Lo que más me sorprendió es que las células se movían como si fueran personas chiquititas”, relató la pequeña Catrina Capurro (11), alumna del sexto año A del Colegio San Vicente de Talcahuano. A su corta edad, tuvo la inquietud de visitar el Laboratorio de Señalización y Desarrollo de la FCB, hasta donde llegó acompañada de Paula, su madre. “Catrina es bien inquieta en cuanto a conocimiento, le gusta estar siempre aprendiendo más allá de las materias que le pasan en el colegio”, comentó con una incontrolable expresión de orgullo materno.

Meses antes, la niña y sus compañeros del Taller de Ciencias de su colegio, realizaron una visita al laboratorio del Liceo Polivalente de Talcahuano. “Vimos las células de un huevo por un microscopio y desde ahí empecé a investigar. Me llamó la atención un montón porque se movían, parecían como hormiguitas y era muy bonito verlas ahí”, recuerda Catrina.

Su imparable curiosidad la motivó a llegar hasta la Universidad de Concepción, cuna de connotados científicos, para encontrar respuestas a cientos de preguntas.

Fue la doctora Marcela Torrejón, académica del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular, quien acompañó a Catrina en este viaje de descubrimiento. “Ella estaba super interesada en ser científica, quería conocer cómo era un laboratorio”, comentó la académica. Añadió que “estábamos impresionados porque ella estuvo con los estudiantes y hacía muchas preguntas, Además, relacionaba las cosas que ella aprendía en su Taller de Ciencias con las cosas que se le mostraban en el laboratorio”, indicó la académica.

“Me parece muy bien que se interese”, agregó Torrejón. “Su visita abrió el camino para organizar algo con el Colegio San Vicente, que nosotros podamos llevar nuestra ciencia para ellos, haciendo charlas o bien traerlos para acá, que para los niños es más impresionante, porque ven cómo funcionan las cosas”, señaló la investigadora.

Sobre lo aprendido, Catrina expuso que “pude observar a través del microscopio, ver el crecimiento de los renacuajos y también me mostraron cómo se hacían las camitas para los renacuajos y los grupos de bacterias. Lo que más me sorprendió es que las células se movían como si fueran personas chiquititas”.

Al final de su visita, la pequeña estaba muy motivada a continuar en el camino de la ciencia. “Mas Adelante me gustaría seguir la carrera de bioquímica o bioingeniería, porque los que me mostraron todo lo que aprendí ese día estudiaron eso y es como yo me lo imaginaba. Por eso me gustaría estudiar lo mismo”, manifestó.

Más visitas

La oportunidad de observar el funcionamiento de los laboratorios de la FCB, también la tuvo una alumna de cuarto medio del Colegio Arauco, de la comuna homónima. Su visita estuvo enmarcada dentro de una actividad impulsada por la Carrera de Bioquímica de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Concepción.

La profesora Marcela Torrejón explicó que “esto lo organiza la Jefa de Carrera de Bioquímica, Doctora Andrea Sánchez, y nosotros participamos para aumentar el rango de áreas que se incluyen en las visitas”, explicó.

“El interés del colegio es acercar a sus chicos a la universidad, para que así puedan decidir a qué se quieren dedicar en el futuro. Entonces la idea era que vieran qué es lo que hace un bioquímico”, planteó la académica.

La estudiante también recorrió el Laboratorio del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular, a cargo del profesor Fernando Sepúlveda. El académico planteó que “para las personas que tienen un grado de curiosidad en esta área, nunca hay muchas posibilidades de conocer un laboratorio real de investigación. A lo más, los alumnos llegan a conocer su laboratorio de ciencias y, dada la disparidad de sistemas educativos que tenemos en el país, son bien distintos”.

En este sentido, el experto añadió que “algo relevante para mi es que independiente de cuál sea su liceo, su colegio o su nivel socioeconómico, puedan conocer un laboratorio de la UdeC”.

Sepúlveda añadió además que “nosotros tenemos la oportunidad directa de conversar con estos niños y jóvenes contarles cómo es la carrera científica y responder algunas dudas. Me parece súper positivo que alumnos de liceos y de colegios puedan conocer cómo es la realidad científica y ojalá se sigan realizando”, acotó.