[Diario Concepción] Con terapia de estimulación eléctrica chileno busca derrotar el Parkinson

Pequeños electrodos que se insertan en la médula espinal logran mejorar la marcha de los pacientes. Especialista advirtió que producto del envejecimiento de la población en pocos años se convertirá en un problema de Salud Pública.

En 2014 el mundo fue testigo de uno de los hitos más importantes en la carrera del bioquímico y doctor en neurofisiología de la Universidad de Chile, Romulo Fuentes, cuando fue parte del equipo que trabajó en el Walking Again Project, una investigación de más de 10 años que permitió que un hombre con parálisis cerebral lograra dar el puntapié inicial en el mundial de Brasil.

Hazaña que fue posible gracias a la creación de un exoesqueleto, un traje robótico que utiliza sensores que captan señales cerebrales y que permite al usuario controlar los movimientos de la máquina con el pensamiento.

Ahora Fuentes llegó hasta la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Concepción para dar a conocer una nueva investigación que se centra, principalmente, en la rehabilitación de los pacientes con Parkinson, a través de la modulación de las conexiones neuronales dañadas por la enfermedad, clase magistral llamada El Potencial Terapeútico de la Neuromodulación de la Médula Espinal.

En palabras simples, el académico del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, explicó que utilizando pequeños electrodos, que se insertan en la médula espinal a través de una pequeña cirugía, se pueden generar estímulos eléctricos para producir cambios a nivel terapeútico en quienes padecen Parkinson.

La terapia, que se ha probado en 62 personas a nivel mundial, con resultados positivos en 60, «mejora la marcha y la postura, problema grave en el Parkinson porque son síntomas que no responden a los tratamientos convencionales, los pacientes logran desplazarse casi como si no tuvieran la enfermedad. No esperábamos que el resultado fuera tan bueno a nivel de marcha», dijo y explicó que aún investigan por qué falló en dos casos.

Trabajo pionero

Su trabajo es de vital importancia, sobre todo, si se piensa que el Parkinson avanza a pasos agigantados debido al envejecimiento de la población. Actualmente, en Chile el 1% de la población mayor de 60 años lo padece, el especialista advierte que en pocos años se convertirá en un problema de Salud Pública.

Actualmente, la terapia se usa para tratar el dolor crónico, de origen neuropático, como es el caso de la fibromialgia cuando son resistentes a otros tratamientos y, también se estudia para trastornos motores y restaurar a pacientes con lesión medular. El costo es cercano a los 20 millones de pesos.

La directora de la Fundación de Enfermedades Neurodegenerativas, FEN, Carola Muñoz, destacó que el trabajo de Fuentes es pionero en el área de las enfermedades neurodegenerativas -que causan la muerte neuronal, pérdida de capacidades cognitivas y motoras- por lo que es importante conocer sus estudios y que establezca conexiones con la Universidad de Concepción.

La docente asociada aseguró que trabajos como el de Fuentes son potenciales terapéuticos para enfermedades que tienen pocas terapias a disposición y que no cuentan con tratamientos ni curas desarrolladas.

¿Llegará a Concepción?

Entre las enfermedades neurodegenerativas que atañen a la fundación están: Creutzfeldt-Jakob, Alzheimer y Parkinson, patologías que afectan a nivel regional alrededor del 20% de la población adulta sobre los 80 años y el 10% sobre 65 años y, que en el caso del Creutzfeldt-Jakob, trastorno relacionado con el mal de las Vacas Locas que supera en más de 10 veces los casos a nivel país.

Se espera contar con mayor investigación en el área durante 2018 para lo que están postulando a proyectos al Gobierno que requerirían cerca de $500 millones para establecer un laboratorio en la UdeC o en el Hospital Regional donde se puedan realizar transversalmente todos los diagnósticos y así, descubrir las causas de por qué los casos de Creutzfeldt-Jakob están aumentados.

Fuentes aseveró que seguirá trabajando para buscar alivio al sufrimiento de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer que hace cuatro años le ganó la batalla a su padre. «Es una motivación personal el lograr mejoras en el área», comentó.

Fuente: Ximena Andrea Valenzuela Cifuentes
Nota publicada en Diario Concepción