Louis Pasteur: La ciencia es el alma de la prosperidad de las naciones y la fuente de vida de todo progreso

Por:

Dr. Miguel Martínez

Como director de postgrado de la Facultad de Ciencias Biológicas me es particularmente emotivo escribir estas líneas en momentos que la humanidad enfrenta una pandemia que no sólo es causa  de preocupación e incertidumbre por sus efectos en la salud humana, sino también por la imposibilidad de dimensionar su impacto en el proceso de formación de capital humano avanzado.

En este sentido, apunto en particular a lo referido a aquellos procesos que son dependientes de la creación de conocimiento a través de un arduo y largo camino de experimentación, que debe realizarse obligadamente con el acceso de infraestructura y equipamiento avanzado y, por supuesto, a la necesaria interacción profesor–alumno.  

En efecto, nuestras generaciones, tanto de profesores como de estudiantes, nunca se habían enfrentado a una situación de este tipo. No obstante, es motivo de satisfacción el hecho de que, si bien no podemos concurrir a nuestros laboratorios de investigación, graduandos y académicos han sido capaces de adaptarse con extraordinaria rapidez y flexibilidad para continuar desarrollando su quehacer, implementado clases virtuales, seminarios, presentaciones y defensas de proyectos y tesis de grado. Han demostrado con ello su capacidad y espíritu de compromiso universitario para continuar aportando y desarrollando las actividades académicas de nuestra Universidad.

Estoy consciente que la obligada pausa de nuestra investigación, especialmente en el desarrollo de las tesis de nuestros graduandos, está ocasionando un importante grado de ansiedad e incertidumbre, pero debemos mantener viva la esperanza que con flexibilidad y creatividad podremos enfrentar este desafío adicional que la circunstancia nos impone.